El Continente Americano

¿Por qué viajamos?

Podríamos enumerar centenares de motivos como conocer culturas nuevas, ver paisajes espectaculares, probar gastronomías exóticas, conocer gente…etc. Pero el motivo de marchar esta vez es un poquito mas serio…

Y es que ahora más que nunca toca ver el mundo como lo conocemos. Con solo pasar un poco de tiempo en las redes, sabrás que las Naciones Unidas han calculado que nos quedan 12 años para que el cambio climático sea irreversible. Por lo tanto, poco tiempo nos queda para ver y disfrutar las maravillas que nos ofrece este planeta en el que vivimos. 

Esta vez toca darse prisa y salir a conocer los glaciares antes de que se derritan, ver especies animales antes de que se extingan, respirar los bosques antes de que desaparezcan y bañarnos en mares antes de que el plástico gane la batalla.  Si ese no es un motivo suficiente, no sabemos cual lo puede ser.

A parte de no poner fecha de fin al viaje a penas lo has empezado, el Sudeste Asiático nos enseñó a viajar despacio, a dejar en casa las prisas, la impaciencia y el ansia de tratar los destinos como si fueran una lista a tachar. Y es con esta actitud con la que afrontamos esta segunda etapa, que entre nosotrxs, esperamos que dure bastante más que los 14 meses anteriores.

Si en la etapa anterior salíamos equipados con mucho miedo, incertidumbre, un millón de «por si acasos» y un par de mochilas que fueron reduciendo el peso a lo largo del camino; en esta nos acompañarán el vértigo de dejar nuestros trabajos «fijos», la versión 2.0 de esos miedos que mencionamos, un par de bicicletas y la fuerza de nuestras piernas (que ya tiemblan de solo pensar lo que se viene).

Si si, has leído bien, ¡ El continente americano en bicicleta ! Seguro que te preguntas, estos dos serán casi ciclistas profesionales fijo, si no a donde van… ¿A que si?

Pues la respuesta es NO, nada más lejos. De hecho Cris ha empezado a andar en bici con 26 años y a ambos nos sobran bastantes kilos. Pero si hay una cosa que nos ha enseñado el camino es que todo llega, que la gente, circunstancias y oportunidades que se te presentan son por algo, y todo es posible si le pones las ganas necesarias. Si más gente lleva años siendo capaz de hacerlo, ¿por qué nosotros no? 

Vale, ¿cuál es el plan?

Pues como dicen algunos «El plan es que no hay plan», pero te contamos la idea que tenemos, ¿te quedas a ver si la seguimos? 

El master plan, de momento, es hacer la famosa ruta Panamericana Ushuaia-Alaska, de nada más y nada menos que 30.000kms. Aunque te decimos desde ya que en muchos tramos nos saldremos de las rutas oficiales y haremos modificaciones por motivos diversos como seguridad, alejarnos de las «tourist traps» y visitar sitios que llevan mucho tiempo en nuestra bucket list. Total, tenemos todo el tiempo del mundo. 

Ya para empezar, haremos Buenos Aires – Iguazú, por que no podíamos dejar de visitar las cataratas solo por ceñirnos a la ruta preestablecida. Después bajaremos por la parte argentina de la cordillera hasta Ushuaia y será ahí donde empiece la Panamericana. Puede que tardemos bastante en «empezar» el viaje pero, recuerda, tenemos todo el tiempo del mundo.

En la primera imagen, os dejamos un mapa de la panamericana para que os hagáis una idea de a lo que nos enfrentaremos. En la segunda, nuestros puntos imprescindibles (de momento solo sudamérica) que modificarán la ruta.

 

¿Que te parece? Pronto actualizaremos la página presentando a las burritas que nos llevarán rodando por esos 30.000+kms. 

Si tienes alguna sugerencia, duda o simplemente quieres saludarnos, puedes encontrarnos en las redes sociales.